Luis Emilio Recabarren en Magallanes

 

PREFACIO.

La breve pero fructífera visita que hizo el dirigente obrero Luis Emilio Recabarren a Magallanes en el año 1916 durante 3 meses y medio, constituye un episodio poco conocido y documentado de la historia de los movimientos sociales y obreros de la región austral.

Como resulta del material historiográfico que ofrecemos, la visita de Luis Emilio Recabarren a Magallanes, de paso hacia Buenos Aires, permitió poner en evidencia las diferencias entre la postura ideológica del dirigente sindical y la Federación Obrera que ya por esa época, estaba orientándose hacia posturas anarquistas o, para ser más exactos, anarco-sindicalistas.  El diario “El Trabajo” de la Federación obrera magallánica del año 1916 trasunta claramente dicha orientación.

Recabarren no pasa por Magallanes con la actitud del lider omnipotente aureolado por la fama, sino que su tránsito por Punta Arenas lo convierte en un momento en que realiza una labor pedagógica.   Recabarren pedagogo, Recabarren maestro de conferencias con los trabajadores, Recabarren lider sindical informado, atento a los hechos y a la realidad, preocupado de contribuir a la enseñanza y la educación cívica de los trabajadores, de los obreros.

Recabarren aprovecha sus charlas para transmitir la necesidad de una conciencia social obrera que apunte hacia la autonomía del movimiento y la organización obrera, como primer paso hacia su emancipación.

Las principales fuentes bibliográficas y documentales consultadas para elaborar este ensayo fueron las colecciones completas de los periódicos El Trabajo y El Magallanes de Punta Arenas, La Aurora de Taltal, Adelante de Talcahuano, El Socialista de Antofagasta y El Despertar de Iquique.

Esta es una contribución a la memoria del trabajo y de los trabajadores en la región de Magallanes y la Patagonia.

Manuel Luis Rodríguez U.

Punta Arenas – Magallanes, invierno de 2012.

fom

LA FEDERACION OBRERA DE MAGALLANES Y LA FEDERACIÓN OBRERA DE CHILE, FOCH

Cuando llega Recabarren a Punta Arenas asume que la realidad de las organizaciones de los trabajadores en Magallanes es sensiblemente diferente a la de otras regiones de Chile que él conocía: se encuentra en Magallanes con una organización que agrupa a la casi totalidad de los trabajadores manuales (obreros y artesanos) que es la Federación Obrera y con una Sociedad de Empleados de Comercio.

Ese mismo año, además, la Federación Obrera de Magallanes realiza su primer esfuerzo para constituir una federación obrera en Río Gallegos (Santa Cruz, Argentina), partiendo de la premisa que los propietarios de las grandes estancias ganaderas de la Patagonia chilena y argentina son los mismos consorcios empresariales, y que las necesidades y demandas de los obreros de las estancias, de los frigoríficos, de los aserraderos, de los muelles y de los buques de carga son las mismas.

Debe recordarse además, que a fines de 1916, cuatro meses después de la visita de Recabarren a Punta Arenas, se produce la primera gran huelga de las estancias ganaderas magallánicas, que paralizó casi completamente la industria y el territorio.

La Federación Obrera de Magallanes, al momento de la llegada de Recabarren, se relaciona con las organizaciones sindicales nacionales, pero no está afiliada a ninguna de ellas.

Las relaciones entre la Federación Obrera de Magallanes y la Federación Obrera de Chile constituyen una zona poco conocida en la historia sindical magallánica.

Hacia fines de los años diez existían dos grandes entidades nacionales que agrupaban a las organizaciones de los trabajadores chilenos: una era la Federación Obrera de Chile (FOCH) creada en 1911, cuya orientación fue predominantemente socialista o “maximalista”, y que adhirió en 1921 a la Internacional Roja de los Sindicatos con sede en Moscú; y otra era la Federación Obrera Regional de Chile, de inspiración anarquista y afiliada a la International World Workers,  conocida por su sigla (I.W.W.)

Recuérdese que la Federación Obrera de Chile, fué creada coincidentemente en el mismo año que la FOM, en una Convención en Santiago, que definía como su objeto, “…la de socorrerse y ayudarse mutuamente, propender a la mayor cultura de las clases obreras y al bienestar económico, moral e intelectual de los federados”

Es importante subrayar que la Federación Obrera de Magallanes, por la orientación preferentemente anarquista de sus dirigentes (Olea, Puente, Urquiza y otros), sobre todo a partir de 1916 y hasta 1920, no se afilió a la FOCH y no alcanzó a adherirse a la FORCH anarquista, por las enormes dificultades de comunicación con el centro de Chile.

No obstante estas diferencias posteriores, la primera referencia existente acerca de contactos entre las dos entidades, se encuentran en una correspondencia que recibió la Federación Obrera de Magallanes, desde la filial de Concepción de la FOCH, en septiembre de 1911.

 La Federación magallánica envió a Concepción algunos ejemplares de “El Trabajo” y este gesto mereció la siguiente respuesta: “Señor Presidente y miembros de la Sociedad Federación Obrera de Magallanes. ¡Salud!.  Hemos recibido de Uds. el valiente periódico ‘El Trabajo’ que habeis tenido la cortesía de enviarnos, lo que agradecemos sinceramente.  Este consejo a indicación de uno de sus miembros acordó darle lectura y por ello se orienta de que vais luchando por grandes ideales sociales y que así como hoy vuestro pensamiento va buscando horizonte de bienestar y unión sigais siempre adelante en la ruta que llevais imprimida a vuestra institución.  Para este consejo fué una gran satisfacción saber que en lo más austral de la República hayan hombres que luchan tanto en las lides de la sociabilidad y la prensa, por el bienestar del pueblo y busquen también entre sus hermanos de la República la unión de pensamientos sociales.”

Y más adelante, los federados penquistas le enviaron varios ejemplares de su periódico y le hicieron una invitación formal: “También este consejo acordó enviaros unos cuantos números de nuestro periódico ‘Gran Federación Obrera de Chile’; por el podreis imponeros que hay una sociedad denominada Gran Federación Obrera de Chile.  Esta sociedad tiene su asiento en Santiago y tiene sus ramificaciones a través de la República y se denomina Consejo Federal del pueblo tal; sus estatutos y reglamento abarcan lo más grande y extensivo que se haya conocido en la materia social, tanto en mejoramiento y cultura como en su estado económico y moral…Creemos pues que si teneis ideas de echar las bases de nuestra Sociedad, no teneis más que pedir instrucciones a Santiago a la Junta Ejecutiva de la Gran Federación Obrera de Chile.  Nosotros por nuestra parte, estamos a vuestras ordenes en cuanto podamos serviros.  De Uds. servidores, Casimiro Rubio, Presidente, A. Moreno B. Federación Obrera de Chile, Consejo Federal de Concepción.  Concepción, septiembre 30 de 1911.” ([1]). 

En definitiva, la Federación Obrera de Magallanes no se afilió a la Federación Obrera de Chile.

Podría decirse que ambas organizaciones se miraban desde lejos, tanto en el plano material y geográfico, como en el plano de las ideas que sustentaban.

En este contexto de relaciones distantes entre las dos organizaciones sindicales, se produjo el paso del dirigente obrero Luis Emilio Recabarren por Magallanes.

RECABARREN EN MAGALLANES, DE PASO HACIA BUENOS AIRES

Recabarren llegó el 2 de mayo de 1916 por barco a Punta Arenas, y continuó viaje el 24 de agosto hacia Buenos Aires.

Resulta interesante consignar aquí, que Recabarren se hizo preceder a su llegada a Punta Arenas, por una carta-artículo que apareció en la edición del 30 de abril de 1916 del periódico “El Trabajo” de la Federación Obrera de Magallanes, y que bajo el título “Lágrimas pero de rebelión”, se refiere a la próxima celebración del 1° de Mayo.

Lágrimas pero de rebelión

Hoy no habrá como en años anteriores las alegres expansiones internacionales, en las cuales los obreros apretaban sus filas con abrazos cariñosos.  Hoy no habrá como en otros años las gigantescas manifestaciones que nos confundían en un solo sentimiento de esperanzas. 

 Pero, a pesar de la honda pena que nos aflije, y del crimen burgués que nos impide nuestro acercamiento, a pesar de todo eso, el espíritu societario, se mantiene en cada pueblo siempre firme, siempre dispuesto a llegar a la finalidad decisiva que es el objetivo de nuestro ideal. 

 Aunque trabajadores alemanes y franceses choquen sus aceros, y destrocen sus cuerpos, ellos saben que van a los campos de destrucción arrastrados por inevitables fatalismos de los destinos presentes de los pueblos, pero, por encima de todos, sus corazones se juntarán hoy, mientras las armas que la burguesía ha puesto en sus manos hacen el laboreo de la muerte. 

 Hoy sentirán en el fondo de sus consciencias, con más fuerzas la necesidad de concluir con este réjimen de ignominias que lleva a la humanidad al ocaso. 

 Por eso, este primero de Mayo, ha de ser el más histórico de nuestros días.  En todos los países donde la guerra no ha llegado con su terrible garra, los obreros han de votar junto a sus hermanos de las demás naciones, sus mociones para que la próxima era de paz sea definitiva y para siempre, y ello debe de ser bajo la condición del desarme absoluto.  A pesar de todo cuanto la burguesía haga, el proletariado juicioso sabrá hoy cumplir con su deber. 

 Sabrá recordar con lágrimas de rebelión sus sentimientos de amor para la humanidad y aprenderá a sentir más que nunca la necesidad  de hacer del amor la única reliquia humana. 

 Salve mártires!  Salve víctimas!

 Consuélenos la esperanza segura de que el porvenir es de la paz y del amor. 

 Luis E. Recabarren S.” ([2]).

Durante la estadía de Recabarren, el dirigente realizó una serie de conferencias cuyos títulos y fechas, aparecen registradas en la prensa local. Obsérvese que al día siguiente de su llegada a Punta Arenas, ya está dictando una conferencia en el local de la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos, lo que hace pensar que, a su arribo, no tomó contacto inmediato con la Federación Obrera.

La rapidez con que inició sus conferencias, refleja a las claras que Recabarren tenía ya contactos en Punta Arenas, lo que le permitió llegar a desarrollar su labor pedagógica, un medio social organizado y seguro.

Los temas de sus conferencias (de una amplitud y variedad que darían para un valioso compendio de ideas socialistas y obreristas) y las fechas de su dictación fueron las siguientes:

  • “La organización obrera”.  (3 de mayo de 1916).  (En el local de la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos).
  • “El socialismo y la guerra”. (9 mayo 1916).
  • “La prensa obrera y socialista”. (11 mayo 1916).
  • “La lucha de clases y el proletariado organizado”. (13 mayo 1916).
  • “El cooperativismo”. (16 mayo 1916).
  • “La vida humana a través de las religiones, el clericalismo y el socialismo”. (19 mayo 1916).
  • “Matrimonio indisoluble y sus consecuencias”. (27 mayo 1916).
  • “El derecho a la huelga y la libertad de trabajo”. (5 junio 1916).
  • “Cómo será el porvenir según la organización obrera”. (11 junio 1916) (En la sede de la Federación Obrera).
  • “El gremialismo, sus funciones en el pasado, en el presente y en el porvenir”. (15 junio 1916).
  • “El cooperativismo del pasado al porvenir”. (21 junio 1916).
  • “La conquista del poder político por el proletariado”. (25 junio 1916).
  • “Misión del proletariado moderno”. (9 julio 1916).
  • “Arte y cultura”. (11 julio 1916).
  • “La materia eterna jamás ha sido creada”. (20 julio 1916).
  • “Capital y trabajo”. (29 julio 1916).
  • “La sociedad y el individuo”. (3 agosto 1916).
  • “El militarismo y la paz armada”. (5 agosto 1916).
  • “La organización gremial y sus beneficios que reporta al obrero”. (18 agosto 1916) (En el local de la Federación Obrera).
  • “La clase obrera y las religiones”. (19 agosto 1916). (En el local de la Federación Obrera).

El contenido de las conferencias de Recabarren en Magallanes, reflejan a un dirigente obrero muy consciente de la importancia y necesidad de una labor pedagógica entre los obreros, tanto para difundir una visión política socialista más amplia y avanzada (como en las conferencias del 13 de mayo, el 25 de junio y 9 de julio), como en el interés por abordar la condición de la mujer, de la familia y del matrimonio (su conferencia del 27 de mayo) y de tratar incluso aspectos filosóficos desde una perspectiva materialista y anticlerical (como en sus conferencias del 19 de mayo, el 20 de julio y el 19 de agosto).

 El 24 de agosto, Recabarren partió en el vapor “Orita” con destino a Buenos Aires.

La imagen que se formó Recabarren de la Federación Obrera, a su paso por Magallanes fue altamente positiva.  Como que durante su estadía escribió varios artículos aparecidos en la prensa obrera del resto del país donde elogiaba a la Federación magallánica.

LA VISIÓN DE RECABARREN SOBRE LA FEDERACIÓN OBRERA DE MAGALLANES

En el periódico “La Aurora” de Taltal, por ejemplo, de fecha 24 de junio de 1916, apareció un artículo enviado por Recabarren desde Punta Arenas en el que se lee:

La Federación Obrera de Magallanes.  Los obreros que leen la prensa obrera saben que existe en Punta Arenas una Federación Obrera, pero estamos seguros que la mayoría no ha comprendido aún el gran valor que efectivamente tiene esta organización.  Tanto es que podemos afirmar que es la organización más poderosa de Sud América.  Fué fundada el 11 de junio de 1911 y ha llevado una vida y un progreso modesto y por eso mismo ha sido un progreso real y efectivo, que ninguna organización obrera de Chile puede ofrecer.  Va en los cinco años de existencia… Es necesario advertir que la administración de la Federación Obrera de Magallanes está en manos de obreros chilenos, en su mayoría socialistas y también en su mayoría hijos de Chiloé.  También es justo decir que la mayoría de los asociados son de la provincia de Chiloé.”

 Y describiendo los gremios que agrupaba la FOM., Recabarren señalaba: “Constituyen la Federación los siguientes gremios: Esquiladores, Carreros y Anexos, Cocineros y Anexos, Ovejeros, Trabajadores en general.  Están en organización: Albañiles, Carpinteros, Carreros del campo, Mecánicos y Fogoneros.  El gremio de carreteros de Punta Arenas ha conquistado un salario de 170 pesos oro de 10 peniques por mes, descanso dominical y 8 horas de trabajo.  Ojalá que este progreso sea comentado y debidamente apreciado y estimado, tanto que estimule  a los obreros a imitar esta noble y útil labor que significa verdadero bienestar para las familias obreras.  Luis E. Recabarren S. Punta Arenas, mayo de 1916.” ([3]).

Incluso Recabarren, en este mismo artículo, hace una poco frecuente comparación entre la Federación Obrera de Magallanes y la Federación Obrera de Chile, en un sugestivo párrafo: “La clase obrera de las grandes ciudades blasona y hace alarde de tener en su seno obreros inteligentes, pero esa inteligencia no ha producido un hecho evidente como es la Federación Obrera de Magallanes.  Aún cuando todos verán que realmente esta organización ha desarrollado un vasto programa y ha conquistado un efectivo progreso, no ha caído en la torpeza de llamarse ‘Gran Federación’ como se estila por algunos grupos, que en realidad no tienen nada de grande.  Tomen ejemplo de todo esto, todos los trabajadores de Chile.” (Cruzat, E., Devés, E., 1986, p.122).  Es posible percibir aquí una velada crítica de Recabarren, a los dirigentes que lideraban por entonces a la FOCH, por dar a la organización un calificativo que no se correspondía con su realidad organizacional.

Posteriormente, desde Buenos Aires, Recabarren elogiaba la organización financiera de la FOM mediante un artículo publicado en el periódico “La Vanguardia” de esa capital, titulado”El movimiento obrero y socialista en Chile”: “En el régimen interno de los organismos gremiales hay diferencias apreciables. Mientras unos gremios organizan la recaudación de cuotas en sus secretarías o con delegados voluntarios, la Federación Obrera de Magallanes adoptó con éxito el sistema de tener recaudadores rentados, tantos como sean necesarios, y aun cuando los sueldos de los empleados suelen absorver la cuarta parte de las cuotas, en cambio se ha asegurado un gran porcentaje de obreros cotizantes y con ello el respeto a los contratos de trabajo que la federación firma cada año con las empresas patronales. Se puede afirmar que el 80% de los obreros de Magallanes no pueden eludir la acción de la Federación.” ([4]).

A su vez, en un artículo aparecido el 19 de enero de 1918, bajo el título de “Manos a la obra” en el periodico obrero “Adelante” de Talcahuano, Recabarren elogiaba una vez más la organización interna de la Federación Obrera de Magallanes, en los siguientes términos: “Durante los meses de mayo a agosto de 1916 estuve en Punta Arenas, recogiendo impresiones y experiencias sobre la forma de organización implantada por la Federación Obrera de Magallanes y pude comprobar que su aplicación en la región salitrera daría espléndidos resultados como los ha dado en Magallanes y Tierra del Fuego, entre los trabajadores del campo, en faenas de esquila y frigoríficos. La Federación Obrera de Magallanes está formada por todos los gremios de trabajadores que organizados se han adherido a la Federación, cuya Comisión Administrativa  reside en Punta Arenas, donde está la secretaría central y asiento oficial de la organización.” ([5]).

Y ponderando la importancia de la Federación Obrera magallánica, en relación con las demás entidades obreras de Chile, Recabarren reiteraba en un artículo aparecido en “El Socialista” de Antofagasta el 17 de agosto de 1918 y titulado “La Federación Obrera en Chile, algo que podemos hacer”, en los términos siguientes: “En Magallanes, existe desde 1911 la Federación Obrera, que es la más potente  organización obrera de Sud América.” ([6]).

Notable testimonio de Luis Emilio Recabarren sobre la importancia e influencia de la Federación Obrera de Magallanes.

Ese mismo año de 1918, apareció en “El Socialista” de Antofagasta un artículo donde Recabarren volvió a defender a la FOM como una entidad distinta e importante dentro del movimiento obrero chileno y latinoamericano. Decía Recabarren al respecto: “La prensa burguesa ha publicado, tiempo atrás, diversos hechos y apreciaciones sobre el formidable poder de la Federación Obrera de Magallanes, que allá entre los hielos y en una población de 25.000 habitantes, tan desparramada en el trabajo como por acá, ha podido construir un ‘poder obrero’ que con justicia temen los burgueses. Al tratarse de dar a aquella región una representación parlamentaria y una municipalidad elegible, la prensa burguesa no ha tenido recato en aconsejar que no se haga tal cosa, pues sería entregar la totalidad de esa representación municipal y parlamentaria en manos de los obreros. La gran fuerza obrera de Magallanes es formada por obreros chilenos, y la unidad que han logrado formar se debe a la forma de organización, a su sistema centralizado. La Federación tiene su residencia en Punta Arenas, y en cada faena hay una delegación.” ([7]).

La profusión de información que logró acumular Recabarren sobre la Federación Obrera de Magallanes, indica que debió haber sostenido largas conversaciones con sus dirigentes y que se mantuvo cerca de la Federación durante su estadía, prueba de lo cual es que pronunció una conferencia titulada “Cómo será el porvenir según la organización obrera” el día 11 de junio de 1916, aniversario de la entidad y en la  propia sede de la Federación Obrera.

 Por lo menos en 1916, el potencial humano de la Federación Obrera de Magallanes en comparación con la Federación Obrera de Chile, era claramente ventajoso para la entidad austral.  Así, en abril de 1916 según el propio Recabarren, la FOM reunía a 6.030 obreros, mientras que en la Segunda Convención Nacional de la FOCH, efectuada en Valparaíso en 1917, con el propósito de reformar sus Estatutos, asistieron  30 delegados representando a 4.500 federados.

Y sobre las relaciones entre la Federación Obrera de Chile, de inspiración socialista y la Federación Obrera de Magallanes, que comenzaba  a ser dominada ya entonces por las ideas anarquistas, está el juicio del dirigente obrero Juan Aguilar Collao, quién testimoniaba al autor lo siguiente en 1985: “Hasta Punta Arenas nunca llegó el consejo de la FOCH, sólo llegó Recabarren.  Aquí pudo más el anarco-sindicalismo”. ([8]).

Aún así, el 26 de noviembre de 1916, el periódico “El Trabajo” reproducía el denominado “Nuevo Catecismo Obrero”, publicado pocas semanas antes por el periódico “El Despertar” de Iquique, dirigido por Recabarren.

NOTAS Y REFERENCIAS.

[1] ET N° 8, 28.10.11, pp. 1-2.

[2] ET N° 213, 30.04.16, pp. 3-4.

[3] Cruzat, X., Devés, E.: 1986, pp. 120-122.

[4] Cruzat, X., Devés, E., 1986, p. 100.

[5] Cruzat, X., Devés, E.: 1986, p. 141.

[6] Cruzat, X., Devés, E.: 1986, p. 153.

[7] Cruzat, X., Devés E.: 1986, pp. 156-157.

[8] Juan Aguilar Collao, testimonio oral al autor en 1985.

Los tres Mensajes Presidenciales de Pedro Aguirre Cerda: 1939, 1940 y 1941

Los tres mensajes presidenciales de Pedro Aguirre Cerda, permiten resumir en el conocimiento histórico la experiencia del Frente Popular y del gobierno de dicha coalición, un período que ha sido considerado como uno de los más fructíferos y avanzados en la historia del siglo XX en Chile.

Lea y descargue aquí los mensajes presidenciales:

MENSAJE PRESIDENCIAL 1939 PEDRO AGUIRRE CERDA

MENSAJE PRESIDENCIAL 1940 PEDRO AGUIRRE CERDA

MENSAJE PRESIDENCIAL 1941 PEDRO AGUIRRE CERDA

Un nuevo Estado Fiscal para Punta Arenas – 1971

En los primeros meses de 1972 se completó la construcción y se entregaron a la comunidad, las nuevas instalaciones del Estado Fiscal de Punta Arenas.  El recinto, construido en cemento y hormigón armado, cumple hasta el día de hoy funciones como principal recinto deportivo al aire libre de la ciudad de Punta Arenas.

La imagen tomada del periódico El Magallanes, muestra la etapa final de los trabajos de construcción del pórtico de entrada del nuevo estadio.

estadiofiscaljunio1971

Obra del gobierno de la Unidad Popular en Magallanes.

Durante la dictadura militar, desde el 11 de septiembre de 1973, este recinto deportivo fue utilizado como centro de detención y tortura.

El Magallanes de Punta Arenas, 3 de agosto de 1971.

Una nueva y más potente turbina para ENDESA en Punta Arenas – 1971

En mayo de 1971, el periódico El Magallanes de Punta Arenas anunciaba la llegada de una nueva turbina para la Empresa Nacional de Electricidad ENDESA para la ciudad de Punta Arenas.

turbinaendesa29mayo1971

Obra del gobierno de la Unidad Popular en Magallanes.

Diario El Magallanes de Punta Arenas, 29 de mayo de 1971.

Complejo textil y terminal pesquero en Magallanes – 1971

La CORMAG y CORFO impulsaron una amplia política de desarrollo industrial en Magallanes, especialmente durante el gobierno de la Unidad Popular.

Entre los proyectos más importantres de la cartera de CORMAG figura el del complejo textil, bajo el concepto de producir en Magallanes bienes derivados de la lana, las carnes y los cueros y grasas resultantes de la ganadería.

Otro proyecto significativo fue el del terminal pesquero.  El primer paso de este proyecto era la creación de una filial pesquera de CORMAG, con el propósito de integrar a todas las cooperativas de pescadores artesanales existentes en Magallanes.  Una segunda etapa del proyecto incluía adquirir el Frigorífico Tres Puentes a fin de instalar allí el terminal pesquero.

8junio1971

Ambos proyectos fueron aprobados y puestos en marcha por la CORMAG y CORFO en 1971.

La noticia aparece en el diario El Magallanes de Punta Arenas, del 8 de octubre de 1971.

El proyecto de Ciudad Universitaria de Punta Arenas – 1971

La casa central de la Universidad Técnica del Estado en Punta Arenas, funcionó en Angamos esquina Zenteno desde su fundación, albergando la mayor parte de las actividades académicas.

Sin embargo, la expansión de las actividades y carreras de la UTE sede Magallanes, dieron motivo para que se impulse la idea de construir un campus universitario en Punta Arenas, en un terreno ubicado en Avenida Bulnes de la ciudad.

Durante el Gobierno de la Unidad Popular y siendo rector de dicha casa de estudios Victor Pinto Griño, el proyecto de campus universitario avanzó en su etapa de estudios.  En el concepto original del proyecto, a la luz de la información adjunta, se hablaba de “una ciudad universitaria”.

En el proyecto original intervino la CORMAG, Corporación de Magallanes, la CORFO, la Universidad Técnica del Estado, UTE  y la Dirección Provincial de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas.

campusute1971

El 8 de octubre de 1971 el diario El Magallanes de Punta Arenas, anunciaba la entrega del campus universitario de la UTE, hoy Universidad de Magallanes.

Una planta de cemento para Magallanes – 1971

Desde los inicios del Gobierno de la Unidad Popular en Magallanes, se manifestaba la necesidad de crear en la región más austral de Chile, una industria que permita fortalecer la construcción y las obras públicas.

Antes de 1970 hubo varios proyectos en esta materia que no se materializaron, pero todos recurrían a las calizas y arcillas existentes tanto en Cabo Negro como en Guarello.

img_20170216_163441996_hdr

En 1971, la CORMAG, Corporación de Magallanes tomó el proyecto con el propósito de instalar una planta de cemento con la meta de alcanzar una producción de 130.000 toneladas anuales.

La noticia aparece en el periódico El Magallanes de Punta Arenas del 16 de diciembre de 1971.